Tras realizar una encuesta a pie de calle, uno de nuestros reporteros ha podido comprobar que, dos de cada tres hombres casados utilizan el succionador de su mujer para limpiarse la cera de los oídos.

Os dejamos el testimonio de Matías Queroso, uno de los encuestados, que nos ha expuesto su experiencia con el Satisfyer:



“En mi casa ya no se compran bastoncillos, tanto mi hijo como yo usamos el succionador de mi esposa para limpiarnos la cera de los oídos a diario y nos va de lujo”.

“Lo he hablado en el trabajo con mis compañeros y la mayoría hace los mismo y están como locos de contentos con el succionador”.

“Ahora además de tener los oídos limpios, los tenemos relajados durante todo el día, son todo ventajas”, nos cuenta Matías.