Los estafadores han hecho de Internet su lugar de trabajo. Los internautas debemos estar alerta para no caer en sus engaños.

El timo que ha sufrido Esperanza Enpato se podría incluir en la categoría de venta de gangas u objetos demasiado baratos para ser verdad. Este tipo de timos utiliza como reclamo un precio irrisorio. Sin embargo, en la mayoría de los casos el producto no existe o es una imitación.



Uno de nuestros reporteros ha podido entrevistarse con Esperanza que nos ha dejado las siguientes declaraciones sobre su experiencia con las compras por Internet.

“Mi marido me lo advirtió, me dijo: Esperanza ten mucho cuidado cuando vayas a comprar el pato para la Navidad, mejor ve a una tienda, ni se te ocurra comprarlo por Internet”.

“Como la mayoría de las veces no le hice caso y me salió un anuncio de publicidad en el Facebook que decía que vendían un pato por 3 euros, así que pinché en el anunció, metí los datos de mi tarjeta y lo compré”.

“Cual fue mi sorpresa que cuando el paquete llegó a mi casa quince días después, al abrirlo pude ver que lo que había comprado era un plátano, casi le da algo a mi marido de la risa cuando lo vio”, ha explicado Esperanza a nuestro reportero.