El negacionismo es una de las corrientes más extendidas del siglo XXI y como no podía ser menos, el coronavirus ya tiene su movimiento de negacionistas haciendo ruido.

A estos que lo niegan, hay que sumar aquellos que creen que la mascarilla es un objeto de represión fascista y apelan a una Constitución que no se han leído en su vida para catalogarla de anticonstitucional.



Alguno ya ha mencionado que el artículo 20 de la Constitución, del Título que habla de las libertades públicas y de hacer lo que te sale de los huevos, expresa claramente que los poderes públicos no te podrán obligar a taparte la cara con una mascarilla.

Otro argumento muy repetido es el de personas que aseguran que con la mascarilla no les llega oxígeno al cerebro, cuando la realidad es que a la mayoría de ellos, el oxígeno lleva 20 años sin regarles el cerebro.