Enrique Ponce ha reconocido hoy ante los micrófonos de esta casa que lo de ponerle los cuernos a su ex fue por causa mayor debido a la pandemia.

“Yo también quería teletrabajar y en casa no había que torear, así que pensé que lo más adecuado era ponerle los cuernos a Paloma”.



El torero ha reconocido que no lo pensó demasiado bien y que no fue hasta días después cuando se encontró con todo el revuelo mediático cuando se dio cuenta que lo de los cuernos y el toro no siempre van de la mano.

“Todo vino de una llamada que tuve con mi amigo Jesulin de Ubrique, yo le llamé para ver como lo estaba llevando él, y me dijo, mira Enrique esto es como un toro, ahí lo vi claro”.