Particular hecho, el ocurrido en una localidad remota de los confines de nuestro país, que nos llega a la redacción de Noticias Tontas.

El hecho ha sido protagonizado por el yerno del difunto, el señor Valentín Becil, que después de varias copillas, no se le ocurrió otra cosa que hacer la gracia de lanzar la corona hacia atrás para ver quién sería el próximo, al grito de “quien la coja la amocha”, imitando el ritual que tiene lugar en las bodas mediante el lanzamiento del ramo de la novia hacia atrás.



La broma no sentó nada bien entre el resto de familiares que lo corrieron a collejas hasta la puerta del tanatorio y cerraron la puerta tras de si.

Hasta el lugar de los hechos hemos enviado a nuestro reportero Vicente Raillo para entrevistar al desafortunado bromista. Esto es lo que nos ha contado:

“Yo lo único que quería era romper la tensión del momento”, “yo me llevaba muy bien con mi suegro”, “siempre estábamos gastándonos bromas el uno al otro”, “era un buen cachondo mi suegro”, “seguro que si hubiera estado aquí se habría hartado de reír”.