Fernando Simón ha avisado en su rueda de prensa de hoy, del peligro que entraña comer gazpacho y acto seguido ponerse la mascarilla.

El motivo de tal explicación ha sido un repentino ataque de tos que el bueno se Simón ha sufrido justo al inicio de la comparecencia.



“Perdón, se me ha venido el ajo parriba”, ha comenzado diciendo, “me estaba aguantando porque me tocaba hablar, pero llevo desde que terminé de almorzar acumulando vapores de ajo en la boca y ya no podía más”. “A ver quien me mandaba a mí pedir el gazpacho fresquito”, ha murmurado entre dientes mientras se bebía un vaso de agua.

Tras reponerse ha continuado diciendo que, “el Ministro Illa y yo, estamos confeccionando un plan para poder excusar del uso de mascarillas después de comer gazpacho, o salmorejo, que también es muy traicionero”, “o al menos trataremos de proponer algún modelo de mascarilla con salida de humos o chimenea para evitar a los amantes del ajo asfixiarse con su propio aliento”, ha concluido.