Jose Antonio Tripa Gorda, madrileño de padre gallego y madre vasca, nos ha hecho llegar a nuestra redacción su testimonio de como consiguió perder unas gafas Rayban y la perilla en tan solo 3 semanas.

Os dejamos en exclusiva la historia de este hombre que cansado de mirarse todos los días al espejo y verse siempre con el mismo aspecto, decidió apuntarse al gimnasio y dar un paso al frente en su vida:



“Todo empezó porque un día iba paseando por la Gran Vía con mi señora y de pronto se nos cruzó un ladrón a punta de navaja e intentó robarnos el dinero que acabábamos de sacar del cajero”.

“Mi señora salió corriendo y yo intenté salir corriendo detrás de ella, pero entre el tabaco que no termino de dejarlo y que no hago ejercicio desde que era un crío, el ladrón acabó alcanzándome”.

“Tras darle la cartera, el móvil y mis zapatos nuevos que me había comprado esa misma tarde en una tienda de la zona, decidí apuntarme a las clases de Taekwondo de un gimnasio de al lado de casa y dar un giro inesperado a mi vida para convertirme en un bichararraco al que nadie le apeteciera atracar ”.

“Después de un durísimo entrenamiento de tres semanas recibiendo palizas de todos los abusones del gimnasio, conseguí perder las gafas, el reloj y el nuevo teléfono móvil que me compré”.