La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado esta mañana a 3 años de prisión a Don Agustín Bombazo Gordo, padre sevillano de 42 años, por gastarse 200 euros en petardos y dárselos a su hijo para que así se entretenga estos días de fiesta.

Uno de nuestros reporteros ha podido entrevistarse con Agustín a la salida de los juzgados, obteniendo las siguientes declaraciones sobre lo sucedido:

“Según me ha dicho el juez, soy el primero de muchos padres que van a ir a la cárcel por este motivo. Yo como vivo en un octavo piso no me podía imaginar la que estaba liando el niño con los petardos en la calle.”

“Al parecer mi Manolito, con tan solo 7 años, ha quemado 2 contenedores, ha hecho saltar 5 alarmas de coches, ha reventado las persianas de la vecina del bajo y le ha llenado de caca de perro las cortinas”.

“Me siento tan orgulloso de mi Manolito… Eso sí, la próxima vez le compraré petardos más pequeños”, ha sentenciado Agustín a nuestro reportero mientras se marchaba esposado a los calabozos.